Querido Sol, este verano pórtate bien conmigo

Tantas horas tomando el Sol y al final cada año termino con un moreno extraño. Yo quiero uno color caramelo. Aquellas pieles que lo poseen son envidiadas por el resto. Además, lo saben y lucen con todo su esplendor.

Os voy a contar un par de trucos para tener un bronceado especial:

  • Primero de todo has de preparar tu piel. Un exfoliante es suficiente. La exfoliación la puedes hacer en casa. Hay dos formas muy eficaces y económicas. La primera con esponja (precio un euro) y la segunda con los posos del café. Has de exfoliar todo tu cuerpo. Presta atención a rodillas y codos.
  • Después de la exfoliación, aplica crema hidratante.
  • Al día siguiente podrás tomar tu primer baño de Sol. Recuerda antes de salir de casa masajearte con crema solar, esperas mínimo veinte minutos y a la calle.
  • Otro truco que me funciona de maravilla es hacer tres o cuatro sesiones de rayos UVA para fortalecer las primeras capas de piel. Evita quemaduras y además los dermatólogos lo recomiendan. Importante no ir después de hacer exfoliación o depilación.

Entonces, cuál es el mejor lugar para conseguir un excelente bronceado…es una pregunta recurrente. La respuesta es que cualquier lugar es bueno si cuidas tu alimentación (alta en frutas y verduras rojas/naranjas), preparas la piel (exfoliación e hidratante) y te aplicas (a diario) protector solar. Por ejemplo, en Adahuesca, alojamientos Vino Tinto puedes degustar el Tomate Rosa un espectacular tomate gigante riquísimo, además ecológico.

El coste de un moreno espectacular suele ser de más o menos unos cincuenta euros para todo el verano entre crema solar y crema hidratante. Puedes añadir un protector de cuero capilar (el que se pone en el pelo). No hay nada peor que quemarte la cabeza…es muy molesto. Y un aceite seco después de la ducha potenciará el bronceado.

Debes evitar todo lo posible caminar por la playa o río (por ejemplo en los barrancos y cañones de Sierra de Guara)  mojándote los pies ya que pierdes la capa protectora de los tobillos y terminas con quemaduras de primer grado. Me pasó un año en la playa y terminé en el hospital.

Mi consejo es que cada día estés un rato por la mañana o por la tarde. El bronceado está asegurado. Has de recordar que lo importante es evitar las quemaduras solares. Utiliza gorras, sombreros, pañuelos, chals…lo que sea para tener protección durante las horas más peligrosas de Sol, no utilices perfumes sobre tu piel, aquí incluyo los jabones de ducha (la mayoría tienen y claro, después, manchita que pillas).

Por eso, si vas de vacaciones, tus jabones serán los mejores aliados no te los olvides al preparar tu maleta.

Y sí, el bronceado bello requiere constancia pero si sigues las pautas básicas comentadas, éxito asegurado.

Anna Mancebo

WhatsApp chat