Equilibrio entre Mente-Cuerpo, tu mejor inversión 

 

Muchas personas hablan del Bienestar, pero pocas consiguen alargarlo en el tiempo. No solamente es sentirlo un instante sino más bien es poder mantenerlo. Voy a explicar cómo puedes conseguirlo.

 

El contexto y circunstancias de vida hacen que a veces nos cueste más o menos. Los Valores definen a una persona y ello hace que el resto de la gente nos vea de una forma u otra. El cómo nos tratan va muy unido con la actitud que tengamos afrontando los problemas o conflictos.

Muchas personas están rodeadas de personas maravillosas y te preguntas cómo es que a  no me pasa. Las causas pueden ser variadas pero los dos pilares fundamentales para tener un entorno sano son: rodearte de personas respetuosas e íntegras y la segunda es el poder de cambio que existe en ti.

 

Los patrones y creencias nos vienen a través de las experiencias de nuestra infancia. Tener buenos ejemplos es importantísimo para poderte relacionar de forma saludable con los demás. Es posible que en tu vida la falta de respeto o tristeza haya sido el único patrón. Por eso posees dificultad de tener pareja estable, amistades que no te utilicen o simplemente inestabilidad en tu estado anímico.  La importancia de darse cuenta de ello es primordial. Y el siguiente paso es hacer un punto y aparte en tu vida.

 

Si consigues despertar la necesidad de cambio y si realmente lo deseas, puedes llegar a ser tú mismo/a. Ser la persona que siempre has querido y no has conseguido desarrollar.

 

Para darse cuenta de lo anterior, necesitas estar en un ambiente sereno, tranquilo y descansar unos días para pensar qué quieres en tu “ahora” y el “mañana”. El pasado no puedes cambiarlo, pero el futuro lo escribes tú. Crear una lista de personas que realmente quieren tu bienestar y alejarte de los que no, te ayudará.  Es posible que hasta necesites un cambio de trabajo o llegar a separarte de tu pareja…Así es, solamente se vive una vez y si no te gusta cómo estás, cambia. Sí se puede. 

Los paseos en la naturaleza despiertan esos sentimientos que tienes dormidos. Caminando rodeado de árboles, senderos, escuchar aguas de río que fluyen por barrancos… todo ello facilita el estado de relajación, activa tu organismo y puedes llegar a ser más objetivo. No tenemos tiempo en nuestro día a día, vamos fugaces y no nos paramos a ver qué nos dice nuestro cuerpo.

Evidentemente no es un día, ni dos, ni tres, está claro que es un esfuerzo personal y si lo consigues agradecerás aquel día, en aquel lugar deshabitado donde te diste cuenta.

El proceso es largo y muchos a los que harás fuera de tu entorno dirán que haces mal. Y pensarás: ¿me estoy equivocando? ¡Mi respuesta es NO!.  Ese comentario, el del error, suele expresarlo la persona “garrapata” que se aprovecha de ti. Pierden a su huésped y les da pereza tener que encontrar a otro para manipular. Por ello es tan importante poner en lista negra a las/los parásitos. Piensa que no te aportan absolutamente nada. Si son para pasar el rato…imagina poder tener a alguien que realmente sume en tu vida. El tiempo es Oro y no debemos perderlo.

 

El miedo a estar en soledad nos hace estar con personas vacías. Estar solo/a no es malo. Más bien debería ser obligatorio durante una temporada. Hace que no seas dependiente de nada ni nadie. Conseguirás ser diferente, ser consciente de esas personas vacías; No entrarán en el “hoy” (presente) y las/los evitarás en tu “mañana” (futuro).

 

El momento para esa pausa de reflexión suele llegar tarde. Cuando ya no puedes más, has gritado más de la cuenta, has perdido salud y seguramente te dicen que no te entienden y no puedes seguir así. Llegar al extremo de no poder más no debería ser la norma. Tomarte días de descanso cada cierto tiempo ha de ser como rutina de bienestar. 

Un truquito para ver si te hace falta: cierra tus ojos, respira, escucha los lugares por donde pasa el oxígeno en tu cuerpo, siente tu piel, nota el latido del corazón…así verás el estado emocional. A partir de aquí, cuando te escuchas, tendrás la evidencia física hasta qué punto necesitas parar unos días. El equilibrio entre Mente-Cuerpo es importantísimo y es nuestra mejor inversión. El Sistema Inmunitario se fortalece, nuestro cuerpo activa el metabolismo y todo te sienta mejor. 

Adahuesca tiene esa píldora de bienestar para que consigas tus objetivos. Desaparece ese nubarrón que ha estado persiguiéndote durante largo tiempo. Es un pueblo tranquilo, rodeado de naturaleza. Sus árboles centenarios, aguas frescas directas de la Sierra de Guara y su esplendor es impresionante. Por ello, desde la Prehistoria ha sido uno de los lugares preferidos. Las pinturas rupestres de la zona lo demuestran. 

La contaminación de las grandes ciudades nos ha dejado huella en nuestra salud. El CO2 de los coches tapan los poros de la piel, nos ensucian los pulmones. Si añadimos mala alimentación y vivir en espacios de urbe hace que nos sintamos cada vez más apagados en cuerpo y más robotizados en mente. Vivir así siempre es malísimo, lo hemos visto. Si no te cuidas al final pasa factura tarde o temprano.

 

Os Invito a conseguir Bienestar, no es fácil pero sí posible. Necesitas parar para poder darte cuenta qué cosas debes cambiar y brindarte la oportunidad de hacerlo. La única forma de conseguirlo es parando tu vida, pensar en un lugar distinto al habitual rodeado de naturaleza. 

 Ánimos si es tu caso y si quieres lo conseguirás. 

Anna Mancebo

WhatsApp chat